THE AMERICAN ASSOCIATION OF PROLIFE OBSTETRICIANS AND GYNECOLOGISTS INDUCED ABORTION AND SUBSEQUENT BREAST CANCER RISK 2008 Induced abortion and the subsequent risk of developing Breast Cancer The possibility of this association has been persistently and vigorously attacked and denied by the major medical groups in the country since l994. The ACOG, and the NCI have been particularly strong in opposing any suggestion that there is an association. In so doing, they have taken certain liberties with their interpretation of the scientific literature. AAPLOG feels that these liberties lack basic fairness and balance in reaching their “no association” conclusion. (See: Brind J; (Winter 2005) Induced Abortion as an Independent Risk Factor for Breast Cancer: A Critical Review of Recent Studies Based on Prospective Data J.Amer Physicians & Surgeons; Vol 10, #4; also see Brind J, (Sum 07)Induced Abortion and Breast Cancer Risk: A Critical Analysis of the Report of the Harvard Nurses Study II; J Amer P&S; Vol 12,#2,). There are two pregnancy related independent risk factors for breast cancer established in the medical literature: The first is the protective effect of an early first full term pregnancy. The landmark study establishing this protective effect [MacMahon, et al, (1970) Bull WHO 43:209-221] is widely accepted in the medical world. Obviously, aborting a first pregnancy eliminates the protective effect against breast cancer for that woman. Using the Gail Model for Breast Cancer Risk Analysis (Thorp, et al, (2002) Long-Term Physical and Psychological Health Consequences of Induced Abortion: Review of the Evidence, Vol 58, No 1, p 75,76, and table 8,9,10), we see that an 18 year old black woman who has an abortion, then has a baby 5 years later, has double the chance of getting breast cancer than if she had delivered the first ( at age 18) pregnancy. Same scenario for a Caucasian would show a 28% increase in risk. The second independent risk factor for breast cancer is induced abortion. As of 2004, 41 studies had been published in the worldwide medical literature (including 16 American studies) reporting data on the risk of breast cancer among women with a history of induced abortion. 29 (70%) of these studies report increased risk. Thirteen of the 16 (81%) American studies report increased risk, 8 with statistical significance (at least 95% probability that the result is not due to chance) irrespective of age at first full-term pregnancy. The relative risk increase of the 41 studies combined is 30%. (Note: this means that among aborted women there would be a 30% increase in breast cancer cases over what would normally be expected. In the current American abortion experience, this would result in approximately 5,000 additional cases of breast cancer per year in the U.S. (There are about 190,000 new cases of breast cancer diagnosed in the US each year.) THE DALING STUDY (Janet R. Daling, Kathleen E. Malone, Lynda F. Voigt, Emily White, Noel S. Weiss, (1994) JNCI 86:1584-92l ). The Daling study was specifically funded by the United States National Cancer Institute to investigate the abortion/breast cancer link 845 women with breast cancer were compared with 961 controls. Janet Daling’s group found an overall 50% breast cancer risk increase by age 45 for women who have had an induced abortion. A12% lifetime chance of developing breast cancer becomes an 18% lifetime chance. Among women with a family history of breast cancer (mother, grandmother, sister, or aunt), the increase in risk was 80%. If the woman had her abortion before she was18, the increase in risk was more than 100% (doubled!). If the woman had both risk factors (family history, and abortion before 18), the risk was incalculably high, i.e., there were 12 such women out of 1800 in the study, and ALL TWELVE DEVELOPED BREAST CANCER BY AGE 45. This subgroup is too small to be “statistically significant,” but surely it is “SIGNIFICANT” if you are an abortion-minded 17 year-old pregnant teenager with a family history of breast cancer! THE HOWE STUDY (Howe et al(1989) Early Abortion and Breast Cancer Risk Among Women Under Age 40; Int J Epidemiol 18:300-4.) This is the only study yet published on American women which relied solely on data from medical records entered at the time of the abortion (a prospective data base immune from potentially inaccurate interview material). Study includes 1451 cases, 1451 controls. New York State kept records of fetal death (abortions) for over 20 years. This medical records based fetal death (abortion) data was collated with medical records based breast cancer data (both BrCa and fetal death were a “reportable disease,”) and matched with a control group based on driver’s license age and zip codes. The study reported a statistically significant 90% increase in breast cancer risk by age 40 with a history of induced abortion The study was obviously immune from charges of interview bias: no interviews. Had excellent methodology: totally records based, and there was mandated reporting of both the fetal death (abortion) and of breast cancer.. The results showed a 90% increase in expected breast cancer by age 40!! Almost double the expected risk by age 40!! And how do the medical voices of denial handle this study? They don’t. They simply ignore it. HOW DO MEDICAL ORGANIZATIONS DISCREDIT THE WORLD LITERATURE? All interview studies are subject to potential inaccuracy due to “recall bias” (also called response bias, or reporting bias). But, those who deny the “ABC link” twist this concept of “recall bias” into “selective recall bias.” They theorize (without proof) that women with breast cancer will selectively admit to their abortion history, and healthy “control group” women will more likely selectively deny their abortion history. The result would be: It “looks like” abortions are associated with more breast cancer, “no abortions” are associated with less breast cancer. On this constructed theory, this undemonstrated presumption, the entire body of interview based world literature has been relegated to the “academic junk yard”. However: three studies (Wantanabe (1968), Nippon Rishno, 26: 1853-9 from Japan, in Japanese; Lipworth (1995) Int J Cancer, 61:181-4, from Greece; Daling, (1994) JNCI 86:1584-92, USA) all had, within their study design, a method to show selective recall bias, if it existed. None showed this bias. Tang (Mei-Tzu C. Tang, Noel S. Weiss, Janet R. Daling, and Kathleen E. Malone; Case-Control Differences in the Reliability of Reporting a History of Induced Abortion; A J Epidemiology, vol 151, #12, June l5, 2000) conducted a study to specifically demonstrate recall bias. The cancer patients and the healthy controls BOTH exhibited recall bias: 14% of cases and 14.9% of controls conveniently neglected to report an abortion that they had undergone. If both the cancer patients and the healthy controls have a similar “recall bias,” this strongly suggests the world literature (29 of 41 studies by 2004) reporting an average 30% increase in breast cancer in patients who had undergone abortions is very likely accurate. WHAT STUDIES DO ACOG, AMA, NCI, AND THE MEDIA DEPEND ON? ANSWER: STUDIES THAT AGREE WITH THEIR POLITICALLY CORRECT POSITIONS. (see below) EXAMPLE # 1: MELBYE STUDY (Melbye M, Wohlfahrt J, Olsen JH, Frisch M, Westergaard T, Helweg-Larsen K and Andersen PK (1997) Induced abortion and the risk of breast cancer. N Engl J Med336: 81–85) Showed NO ASSOCIATION (No ABC Link) Strong points: 1.Huge Data Base (all the women born/living in Denmark since 1935—about l. 5 million. But 1. 2 million have neither breast cancer nor abortion exposure). 2.Based on computerized records of abortion and breast cancer, so there is no interview problem. This should be a very reliable study. 3.The study was highly acclaimed by the NEJM, NCI, and of course by the author himself (in the Wall Street Journal: “I think this settles it. There is no overall increased risk of breast cancer” following induced abortion. Problem points with the Melbye study: 1.Of the 10,000 women who had breast cancer, most are too old to have their abortion history on registry record, (The medical computer registry tracking abortions began in Denmark in1973.) So according to the Danish public records from 1940 to 1973 (this is NOT the Danish computerized registry, which began in l973) about 60,000 women who had abortions before 1973 were misclassified as having no abortion. And the older women (naturally) have a higher incidence of breast cancer. So this misclassified (“no record of abortion”) group is associated with “more breast cancer”, resulting in error: underestimation of the relationship between abortion and breast cancer. 2. 25% of the women in the study were under age 25 at the close of the study. Their abortions are on the government registry. But they were too young to have developed breast cancer. So “higher abortion incidence” is associated with less breast cancer, resulting in error: (again,) the underestimation of the relationship between abortion and breast cancer. 3. Now, combine these errors, as Melybe did, and the result is “no association” between abortion and future breast cancer risk. 4. The group of women who had abortions after 18 weeks showed a breast cancer rate 89% higher than controls, but this fact was diluted out when all the age groups were lumped together for the final conclusion. EXAMPLE #2 The BERAL Study (Beral V; (2004) Lancet “A Collaborative Reanalysis of data from 53 studies, including 83,000 women from 16 countries.” , 363:1007-16) This is a comprehensive meta-analysis of world literature. Proclaimed as a “full analysis of the current data,” this study found no evidence of an ABC link. But consider how the Beral study was constructed: By 2004 there were only 41 published world wide studies. How did she get 53 studies? By finding 12 more, one would expect. WRONG! Acually, Beral took the 41 published studies, and excluded 15 studies for reasons she felt valid (these previously published studies together showed an 80% increase in breast cancer risk after abortions!). Beral then added 27 previously unpublished studies of her own choosing, and came to the conclusion that there is no association. Is this balanced scientific investigation?? If you are on the “choice” side of the argument, things like this get published in a prominent journal, and become fact! How might induced abortion influence the development of breast cancer? We don’t know for certain. But, we do know that: 1.Prior to puberty, a woman’s breast contains immature lobules, called type 1 lobules. 2.After puberty, with increasing estrogen, these lobules begin to increase in number and in maturity, and are called type 2 lobules. 3.Pregnancy produces a huge increase in estrogen levels— about 20 times nonpregnant levels. This causes an immense increase in the number of type 1 and 2 (relatively immature, in accelerated growth phase) lobules. More vulnerable lobules make more places where cancer can start. 4.In the 3rd trimester, and with lactation, the lobules complete their maturation into type 3 and 4 lobules. Studies by Russo and Russo (Jose Russo, Yun Fu Hu, Ismael D.C.G. Silva, and Irma H. Russo; Cancer Risk Related to Mammary Gland Structure and Development; Microsc. Res. Tech. 52:204 –223, 2001) demonstrate that type 3 and 4 mature lobular tissues are more resistant to cancer influences/genetic mutations than are the less mature, type 1 & 2 lobules. . The post abortive woman is left with a huge increase in the more vulnerable type 1 & 2 lobules. Thus, the process of lobular maturation in a full term pregnancy could account for “the protective effect” that is observed. 5. Abortion abruptly interrupts this process before the 3rd trimester maturation can happen by causing an immediate and marked drop in the estrogen levels. Russo notes that this leaves the type 1 and 2 lobules, now greatly increased in number, in non-mature (only partially differentiated) growth phase. He postulates that this could well make them more susceptible to malignant change with exposure to carcinogens at a future time. This could be a major factor in the increased risk between abortion and subsequent breast cancer that many studies show. A “miscarriage” generally does not result in either high estrogen levels, nor in abrupt estrogen decrease, as in most cases the pregnancy is not progressing and not producing the expected high levels of estrogen. Most studies indicate no increase in breast cancer after miscarriage. Induced Abortion and Subsequent Breast Cancer RiskLA ASOCIACION NORTEAMERICANA DE OBSTETRAS Y GINECOLOGOS PRO VIDA. EL ABORTO INDUCIDO Y EL SUBSIGUIENTE RIESGO DE CANCER DE MAMA. 2008 El aborto inducido y el subsiguiente riesgo de contraer cáncer de mama. La posibilidad de que exista esta relación ha sido persistente y fuertemente atacada y negada por parte de los más importantes grupos médicos en el país desde 1994. El Congreso Norteamericano de Obstétras y Ginecólogos y la Asociación Nacional del Cáncer han sido particularmente firmes en oponerse a cualquier propuesta de sí existe tal relación. Al expresar esta oposición, se han tomado ciertas libertades con su interpretación de la literatura científica. Nuestra asociación sostiene que estas libertades carecen de imparcialidad básica y de balance al llegar a su conclusión de que “no existe relación alguna”. (Ver: Brind J; [Invierno 2005] El Aborto Inducido como Factor de Riesgo Independiente para el Cáncer de Mama: Una reseña crítica de estudios recientes basados en datos de investigación. Revista Norteamericana de Médicos y Cirujanos; Vol. 10 #4; ver también Brind J. [Verano 2007] El Aborto Inducido y el Riesgo de Cáncer de Mama: Un análisis crítico del reporte del estudio de enfermeras de Harvard II; Revista Norteamericana de Médicos y Cirujanos, Vol. 12 #2). Existen dos factores de riesgo independientes para contraer cáncer de mama, relacionados con el embarazo, establecidos en la literatura médica: El primer factor es el efecto de protección que dá un primer embarazo no interrumpido. Un importante estudio, mismo que dió a conocer este efecto protector [McMahon y otros (1970) Boletín de la Organización Mundial de la Salud 43:209-221] es ampliamente aceptado en el ámbito médico. Obviamente, tener un aborto en el primer embarazo elimina el efecto de protección contra el cancer de mama para la mujer que decide abortar. Usando el modelo Gail para el análisis de riesgo de cáncer de mama (Thorp y otros, 2002. Consecuencias a Largo Plazo del Aborto Inducido en la Sald Física y Psicológica: Estudio de la Evdencia, Volumen 58, No.1, pag. 75, 76 y gráficas 8, 9, 10), vemos que una mujer afroamericana de 18 años de edad que ha tenido un aborto, y 5 años después tiene unn bebé, tiene el doble de probabilidad de contraer cáncer de mama que si hubiera tenido el bebé en su primer embarazo. La misma situación en el caso de una mujer de raza blanca tendría un 28% de aumento de riesgo. El segundo factor de riesgo independiente es el aborto inducido. Para el año 2004, 41 estudios habían sido publicados en la literatura médica a nivel mundial (incluyendo 16 estudios en Norteamérica) reportándo datos acerca del riesgo de cáncer de mama entre mujeres con un historial médico de abortos inducidos. 29 (el 70% ) de estos estudios reportaron un aumento de riesgo. 13 de los 16 (el 81%) de los estudios norteamericanos reportaron un aumento de riesgo, 8 con relevancia estadística (por lo menos el 95% de probabilidad de que el resultado no fué debido al azar) sin distinción de edad en el primer embarazo no interrumpido. El aumento de riesgo relativo de los 41 estudios combinados es del 30%. (Nota: esto significa que entre mujeres que han abortado habría un 30% de aumento en los casos de cáncer de mama sobre los que normalmente ocurrirían. En la experiencia actual de abortos en Norteamérica, esto resultaría en aproximadamente 5,000 casos adicionales de cáncer de mama en Estados Unidos. (Hay aproximadamente 190,000 nuevos casos de cáncer de mama diagnosticados cada año en Estados Unidos). EL ESTUDIO DALING (Janet R. Daling, Kathleen E. Malone, Lynda F. Voigt, Emily White, Noel S. Weiss, (1994) Revista del Instituto Nacional del Cáncer 86:1584-921). El estudio Daling fué financiado específicamente por el Instituto del Cáncer de Estados Unidos para investigar el nexo aborto/cáncer de mama. 845 mujeres con cáncer de mama fueron comparadas con 961 mujeres de un grupo de control (mujeres sanas). El grupo de Janet Daling descubrió un aumento de riesgo, en general, de un 50% para la edad de 45 años en casos de mujeres que habían tenido un aborto inducido. Una probabilidad del 12% de contraer cáncer de mama se convierte en una probabilidad del 18%. Entre las mujeres que tenían una historia familiar de cáncer de mama (madre, abuela, hermana, o tía), el aumento en el riesgo fué del 80%. Si la mujer tuvo el aborto antes de los 18 años de edad, el aumento del riesgo fué mayor del 10% (¡el doble!). Si la mujer tenía ambos factores de riesgo; es decir, antecedentes familiares, y un aborto antes de los 18 años, el riesgo fué incalculablemente mayor. Es decir, había 12 de tales casos entre las 1800 mujeres que participaron en el estudio, y TODAS LAS DOCE HABIAN CONTRAIDO CANCER DE MAMA PARA CUANDO CUMPLIERON 45 AÑOS. Este subgrupo es demasiado pequeño como para ser “estadísticamente relevante”, ¡pero de seguro es “RELEVANTE” si se es una adolescente de 17 años con una historia familiar de cáncer de mama, contemplando la posibilidad de tener un aborto! EL ESTUDIO HOWE [Howe y otros (1979) Aborto Temprano y Cáncer de Mama entre Mujeres Menores de 40 Años. Revista Internacional de Epidemiología 18:300-4]. Este es el único estudio realizado en mujeres norteamericans publicado hasta ahora, que se basó totalmente en información de expedientes médicos registrados a la hora del aborto ( una base de datos inmune de material de entrevistas potencialmente erróneo). El estudio incluye 1451 casos, 1451 mujeres del grupo de control. El Estado de Nueva York conservó expedientes de muertes de fetos (abortos) por más de 20 años. Esta base de datos de muertes de fetos (abortos) fué cotejada con otra base de datos de cáncer de mama. (Tanto la muerte de feto como el cáncer de mama eran considerados “enfermedades reportables”) y coincidían con un grupo de control basado en el número de la licencia de conducir, la edad, y códigos postales. El estudio reportó un muy significativo aumento del 90% de riesgo de cáncer de mama para la edad de 40 años con una historia de aborto inducido. Este estudio fué obviamente inmune de cargos de parcialidad en entrevistas a las participantes porque no se llevó a cabo ninguna entrevista. El estudio tuvo excelente metodología: totalmente basado en expedientes, bajo el mandato de reportar tanto la muerte del feto (aborto) como el cáncer de mama. ¡Los resultados mostraron un 90% de aumento en la probabiliad de desarrollar cáncer de mama para la edad de 40 años! ¿Y cómo es que las voces en el ámbito médico que tanto insisten en negar, pueden responder ante los resultados de este estudio? Simplemente optan por ignorarlo. ¿COMO ES QUE LAS ORGANIZACIONES MEDICAS DESACREDITAN LA LITERATURA MEDICA MUNDIAL? Todos los estudios basados en entrevistas están sujetos a posibles inexactitudes debido a “la parcialidad de la memoria” (también llamada parcialidad de respuesta, o parcialidad de reporte). Pero aquellos que niegan el “nexo aborto-cáncer de mama” convierten el concepto de “parcialidad de la memoria” en “parcialidad selectiva de la memoria”. Ellos teorizan (Sin pruebas) que las mujeres con cáncer de mama selectivamente admitirán haber tenido un aborto, y que las mujeres sanas del “grupo de control” con más razón selectivamente negarán haber tenido un aborto. El resultado será: “Tal parece” que el aborto está relacionado en mayor incidencia de cáncer de mama, y el “no aborto” está relacionado con menor incidencia de cáncer de mama. En esta teoría construída, esta presunción no demostrada, la totalidad de la literatura médica mundial basada en entrevistas ha sido relegada al “tiradero de basura académico”. Sin embargo, tres estudios [Watanabe (1968), Nippon Rishno, 26:1853-9 de Japón, publicado en japonés; Lipworth (1995) Revista Internacional del Cáncer, 61:181-4, de Grecia; Daling (1994) Revista del Instituto Nacional del Cáncer (6:1584-92, de los Estados Unidos] todos tenían dentro de su diseño de estudio, un método para mistrar la parcialidad de memoria selectiva, en caso de que ésta existiera. Ninguno de los estudios mostró esta parcialidad. Tang (Mei-Tzu C. Tang, Noel S. Weiss, Janet R. Daling and Kathleen E. Malone; Diferencias en el Control de Casos en la Confiabilidad al Reportar un Historial de Aborto Inducido; Revista Norteamericana de Epidemiología, Volumen 151, Número 12, 15 de Junio de 2000) llevaron a cabo un estudio para demostrar específicamente memoria selectiva. Las pacientes con cáncer y las mujeres sanas del grupo de control TANTO UNAS COMO OTRAS exhibieron parcialidad de memoria: 14% en las pacientes, y 14.9% en las mujeres del grupo de control convenientemente olvidaron reportar un aborto que habían tenido. Si tanto las pacientes de cáncer como las mejeres sanas de igual manera mostraron “memoria selectiva”, esto indica que la literatura médica mundial (29 de 41 estudios realizados hasta el año 2004), los cuales reportaron un promedio del 30% de aumento de cáncer de mama en pacientes que habían tenido un aborto es probablemente exacta. ¿DE QUE DEPENDEN LOS ESTUDIOS DEL CONGRESO NORTEAMERICANO DE OBSTETRAS Y GINECOLOGOS, LA ASOCIACION MEDICA NORTEAMERICANA, EL INSTITUTO NACIONAL DEL CANCER. Y LOS MEDIOS DE COMUNICACION? RESPUESTA: ESTUDIOS QUE CONCUERDAN CON SU POSTURA POLITICAMENTE CORRECTA. (ver la parte inferior) EJEMPLO # 1: ESTUDIO MELBYE [Melbye M, Wohlfart J, Olsen JH, Frisch M, Westergaard T, Helweg-Larsen K, and Andersen PK (1997) Aborto Inducido y el Riesgo de Cáncer de Mama. Revista de Medicina de Nueva Inglaterra 336:81-85] No mostró NINGUNA RELACION (Ningún vínculo entre el aborto y el cáncer de mama) Puntos fuertes: 1. Enorme base de datos (todas las mujeres que nacieron/han vivido en Dinamarca desde 1935 – aproximadamente 1.5 millones, Pero 1.2 millones no han tenido ni cáncer de mama ni exposición al aborto. 2. Basado en expedientes computarizados de abortos y de cáncer de mama, asi que no hay problema de entrevistas. Este debería ser un estudio muy confiable. 3. El estudio fué altamente elogiado por el Instituto Nacional del Cáncer, la Revista de Medicina de Nueva Inglaterra, y por supuesto, por el autor mismo (en el periódico Wall Street Journal: “Yo pienso que este estudio dá por establecido el asunto. En general, no existe aumento de riesgo de cáncer de mama” después de un aborto inducido.) Puntos problemáticos del estudio Melbye: 1. De las 10,000 mujeres que tuvieron cáncer de mama, la mayoría de ellas eran de edad demasiado avanzada como para tener un registro de su historial médico que indicara un aborto, (El registro médico computarizado de abortos comenzó en Dinamarca en 1973). Asi que de acuerdo con los registros públicos daneses desde 1940 hasta 1973 (este no es el registro computarizado, el cuál dió comienzo en 1973) aproximadamente 60,000 mujeres que tuvieron abortos antes de 1973 fueron clasificadas equivocadamente como si no hubieran tenido abortos. Y las mujeres de más edad (naturalmente) tienen mayor incidencia de cáncer de mama. De tal modo que este grupo mal clasificado, como (“no existe récord de aborto”) fué asociado con “más casos de cáncer de mama”, resultando en un error: subestimación de la relación entre el aborto y el cáncer de mama. 2. El 25% de las mujeres que participaron en el estudio tenían menos de 25 años de edad al término de éste. Los abortos que tuvieron están en registros del gobierno. Pero eran demasiado jóvenes como para haber desarrollado cáncer de mama. Así pués, “la mayor incidencia de abortos” fué asociada con menos cáncer de mama, resultando en un error: (otra vez), la subestimación de la relación entre aborto y cáncer de mama. 3. Ahora, combinando esos dos errores, como tal vez hizo Melbye, y el resultado es “ninguna relación” entre el aborto y el riesgo a futuro de contraer cáncer de mama. 4. El grupo de mujeres que tuvieron abortos después de 18 semanas mostraron un índice de cáncer de mama de 89% más alto que las mujeres del grupo de control, pero este hecho fué diluído cuando todas las participantes de todas las edades fueron agrupadas para llegar a la conclusión final. EJEMPLO #2 EL ESTUDIO BERAL [Beral V, (2004) Lancet “Un reanálisis de colaboración con datos de 53 estudios, incluyendo a 83,000 mujeres de 16 países.”, 363:1007-16] Este es un metaanálisis detallado de la literatura médica mundial. Denominado como un “análisis completo de la información actual”, este estudio no encontró ninguna evidencia de un nexo entre el aborto- cáncer de mama. Pero consideremos cómo fué construído el estudio Beral: Para el año 2004 habían únicamente 41 estudios publicados a nivel mundial. ¿Cómo es que se mencionan 53 estudios? Encontrando otros 12, habríamos de suponer. ¡PUES NO! Beral tomó los 41 estudios publicados, y ecluyó 15 de ellos por razones que ella consideró válidas (¡estos estudios previamente publicados mostraron un aumento del 80% de riesgo en casos de cáncer de mama después de un aborto!). Beral entonces añadió 27 estudios aún no publicados, que ella misma escogió, y llegó a la conclusión de que no hay relación alguna. ¿¿ Es esta una investigación científica balanceada?? Si se está del lado del argumento de que la mujer tiene derecho a “elegir” , cosas como esta se publican en una revista médica prominente, ¡y se convierten en hechos! ¿Cómo es que el aborto inducido influencía el desarrollo del cáncer de mama? No sabemos con seguridad, pero sí sabemos que: 1. Antes de la pubertad, el seno de una mujer contiene lóbulos inmaduros, llamados lóbulos tipo 1. 2. Después de la pubertad, con el aumento de estrógeno, estos lóbulos empiezan a aumentar en número y en madurez, y son llamados lóbulos tipo 2. 3. El embarazo produce un enorme aumento en los niveles de estrógeno- aproximadamente 20 veces más que los niveles normales. Esto causa que aumente considerablemente la cantidad de lóbulos tipo 1 y tipo 2 (relativamente inmaduros, en una fase de crecimiento acelerado). Más lóbulos vulnerables hacen que haya más lugares donde el cáncer puede empezar. 4. En el tercer trimestre, y con la lactancia, los lóbulos completan su maduración y pasan a ser de tipo 3 y de tipo 4. Estudios de Russo y Russo ( José Russo, Yun Fu Hu, Ismael D.C.G. Silva, e Irma H. Russo; Riesgo de Cáncer Relacionado con la Estructura y el Desarrollo de las Glándulas Mamarias; Tecnología de Investigación Microsc. 52:204-223, 2001) demuestran que los tejidos de los lóbulos maduros tipo 3 y tipo 4 son más resistentes a las influencias de cáncer o mutaciones genéticas que los lóbulos menos maduros tipo 1 y tipo 2. Después de un aborto, la mujer se queda con un gran aumento en los lóbulos más vulnerables tipo 1 y tipo 2. Así pués, el proceso de maduración lobular en un embarazo completo podría ser la causa del “efecto protector” que se observa. 5. El aborto interrumpe abruptamente este proceso antes de la maduración que ocurre en el tercer trimestre al causar un inmediato y marcado descenso en los niveles de estrógeno. Russo nota que esto deja a los lóbulos tipo 1y tipo 2, para entonces aumentados considerablemente, en una fase de crecimiento no maduro (únicamente diferenciados parcialmente).Él postula que esto bien podría hacerlos más susceptibles a cambios malignos con la exposición a cancerígenos en un futuro. Esto podría ser un factor importante en el aumento del riesgo entre el aborto y subsiguiente cáncer de mama, como lo muestran muchos estudios. Un “aborto espontáneo” generalmente no restulta en mayores niveles de estrógeno, ni en un repentino descenso en los niveles del mismo, puesto que en la mayoria de los casos el embarazo no va progresando normalmente y no se producen los niveles de estrógeno esperados. La mayoria de los estudios indican que no hay aumento de índices de cáncer de mama después de un aborto espontáneo.